Greenpeace realiza expedición marítima al Ártico; paraíso natural poco explorado


La organización ambientalista Greenpeace realiza una Expedición marítima, denominada por ellos mismos como  “Salva el Ártico”, a bordo de la embarcación Esperanza avanzan en su ruta hacia la apartada región polar para documentar hábitats inexplorados del océano y “mostrar al mundo cuán poco conocemos de este ecosistema prístino.”

En un comunicado señalan que “quizás así, la gente se convencerá del tesoro que podemos perder ante la sed de combustibles fósiles que aqueja a los países más poderosos del orbe.”

Denuncian que “en lugar de reconocer la grave advertencia del derretimiento del hielo marino, este verano, la placidez en el edén del oso polar se verá violentada por la transnacional Shell que planea extraer petróleo en alta mar y por las flotas pesqueras industriales que se han desplazado a esta región.”

En esta ocasión, destaca el documento, la tripulación del Esperanza va equipada con un conjunto de herramientas de investigación moderna, incluyendo pequeños submarinos, equipo de monitoreo acústico y vehículos aéreos no tripulados. En la primera etapa del viaje, los científicos a bordo realizarán una investigación submarina en las profundidades de los cañones del Mar de Bering; durante la segunda etapa, utilizarán equipo sumergible y de monitoreo acústico para documentar los hábitats marinos y la fauna silvestre.

Será la primera vez que se realice exploración submarina de investigación en el mar de Chukchi; que de acuerdo con Greenpeace, es una de las áreas de perforación previstas por la compañía Shell.

“Ha habido muy poca consideración acerca de los impactos de la perforación o de un derrame de petróleo en la vida marina del mar de Chukchi. Se sabe muy poco acerca del lecho marino del Ártico, y sin embargo, Shell está dispuesto a apostar todo incluso antes de que sepamos la información básica,” aseveran los activistas.

Anñaden que “desde el 21 de junio, fecha en que Greenpeace lanzó la campaña “Salva el Ártico” en Río de Janeiro, cerca de 500 mil personas se han unido para solicitar que la zona deshabitada alrededor del Ártico, sea declarada un santuario global y quede fuera de los límites para el desarrollo y la explotación industrial.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s