Aprovechamientos forestales sustentables para mejorar nivel de vida de comunidades rurales


La Comisión Nacional Forestal de México (CONAFOR) y el Banco Mundial pondrán en marcha un paquete de apoyo para los bosques y el cambio climático, con el que esperan beneficiar a 4 mil comunidades indígenas y de áreas rurales.

“Con esta operación, las comunidades y ejidos tendrán un mejor apoyo técnico, económico y de políticas públicas que permitirán mejorar su nivel de vida a través del manejo de sus bosques y generar beneficios climáticos globales”, afirmó Juan Manuel Torres Rojo, Director de la CONAFOR.

Desde el 2006, más de 2 mil 200 ejidos en México han recibido apoyos de programas de CONAFOR, con la idea de darles las herramientas para aprovechar de los recursos de los bosques como comunidad y seguir conservando la biodiversidad, el agua, y otros servicios ambientales.

“Todo ha cambiado. Antes rentábamos nuestros bosques y solo se benefició el comprador. Ahora somos patrones y trabajadores al mismo tiempo,” dice Guadalupe Padilla, comunero de San Andrés El Alto, Oaxaca, en un estudio de caso.

Desde los años 1990s, se ha fortalecido la capacidad de gestión de las comunidades oaxaqueñas, y se han generado empleos en la producción sustentable de madera, en ecoturismo comunitario, producción de hongos comestibles y pago por servicios ambientales. La visión ahora es de fortalecer estas empresas forestales comunitarias y consolidar la estrategia.

Los dueños del bosque

Los bosques en México están entre los de mayor biodiversidad en el mundo. Además de ser el hábitat para cientos de especies, son también una fuente de ingresos y de trabajo para las comunidades rurales que viven en ellos.

Una tercera parte del territorio de México está cubierto de bosques y el 70% de esas áreas son propiedad de ejidatarios, a través de una estructura propia de asambleas y consejos, y comunidades rurales o indígenas.

Pero la tasa de degradación de la selva todavía es alta, según estimaciones del gobierno, lo cual pone en peligro la flora y fauna y afecta la calidad de vida de los mexicanos que viven de sus recursos. Y aunque la tasa de deforestación se redujo en los últimos años, la superficie de bosques disminuyó de 69.2 millones de hectáreas en 1993 a 65.3 millones en 2007.

Las razones de este deterioro varían según la región, pero incluyen la agricultura, la industria maderera no sustentable, el sobrepastoreo, los incendios y las enfermedades.

En la Sierra Norte en Oaxaca los bosques son manejados independientemente por comunidades rurales y ejidos, bajo un sistema que toma en cuenta el medio ambiente, así como el desarrollo social y económico de las comunidades.

“Ganamos todos”

Los bosques de la Sierra Norte en Oaxaca fueron sobreexplotados durante décadas, principalmente por empresas papeleras que no contribuían al bienestar de las poblaciones rurales. El reto de manejo sustentable y restauración de los bosques era y sigue siendo importante.

La CONAFOR, a través del programa de desarrollo forestal comunitario y del programa de pago por servicios ambientales (cuidado de la biodiversidad y prevención de desastres naturales), ha trabajado con comunidades en Oaxaca y en todo México para fortalecer su organización y el manejo sustentable de los bosques.

“Con los proyectos de diversificación productiva de los bosques, en especial con el ecoturismo comunitario, ganamos todos. Se conservan los bosques y se generan empleos e ingresos directamente para la comunidad, pero también para otros prestadores de servicios, “ dice Netzar Arreortua, Comunero de Capulalpam de Méndez, Oaxaca, en un estudio de caso.

Con la nueva cooperación entre el Banco Mundial y la CONAFOR se asegurará que los programas en marcha continuarán siendo exitosos, yendo más allá de préstamos o proyectos puntuales hacia una solución integral de desarrollo adaptado a las necesidades del país. Además, habrá estudios, talleres y consultas relacionadas a temas relevantes para tomar decisiones informadas. El paquete combina varios instrumentos de financiamiento, así como asesorías para ver opciones de desarrollo y apoyo en el intercambio de conocimientos con otros países. Juntando estas herramientas, el objetivo es tener un impacto mucho más grande.

Con base en un manejo sustentable de los bosques, podrían ser explorados nuevos enfoques para fortalecer la capacidad de las comunidades para enfrentarse, adaptarse y resistir los riesgos e impactos del cambio climático.

Estas comunidades también podrán incorporarse al Programa de Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques REDD +, una iniciativa de la comunidad internacional para dar incentivos financieros a los países para que reduzcan sus emisiones de carbono.

Fuente: Banco Mundial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s